Logo GENERALI
Logo GENERALI
26 - Dic - 2019

Mudarse fuera de tu país es una aventura de por vida. Y, como todas las buenas aventuras, al principio parece que has arriesgado mucho más de lo que puedes abarcar. Estos consejos te ayudarán a afrontar los grandes y complicados desafíos que suponen mudarse a otro país. También te explicaremos lo que necesitas saber para desarrollar tu vida en el destino. Al final, no solo aprenderás lo necesario para mudarte al extranjero, ¡sino que también te darán ganas de aventurarte mañana mismo!

Getting_Documented.png

Obtener la documentación

 

Asegúrate de que puedes recibir un visado

 

Esta debería ser tu primera tarea. A no ser que seas un ciudadano de la Unión Europea que se muda a otro país de la comunidad europea, debes consultar si necesitarás un visado. En este caso, si tu intención es estudiar, podrías obtener un visado de estudiante. O bien si te han ofrecido un puesto de trabajo, podrías obtener un visado de trabajo. También podrías obtener un visado si te mudas porque te has casado con un ciudadano de ese país.

En cualquier caso, tu primera parada es la sección de visados de la página del gobierno del país en cuestión. Ahí encontrarás una explicación detallada además de los trámites necesarios para pedirlo. Sea cual sea tu opción, es recomendable solicitarlo antes de mudarte, ya que tratar de conseguirlo una vez te encuentres allí es más complicado. Cuando estés preparado para solicitarlo o si necesitas ayuda para hacerlo, ponte en contacto con el consulado o embajada del país al que te vas a mudar.

 

Asegúrate de que tu pasaporte es válido

 

Tu pasaporte debe ser válido al menos seis meses antes de la fecha en la que llegas al país de destino. Es muy recomendable hacer copias digitales y físicas de todos los documentos oficiales, ya que nunca sabes cuándo los vas a necesitar, especialmente si extravías los originales.

 

Prepárate a nivel económico

 

Comienza a ahorrar ya mismo

 

Tras comprobar que puedes recibir un visado, tu siguiente movimiento debe ser comenzar a ahorrar todo lo posible. Si no tienes pensado llevarte contigo muchas cosas, ahora es el momento de venderlas. Podrías obtener dinero suficiente para cubrir los gastos de la mudanza en sí (además de un colchón), y, en el mejor de los casos, dinero suficiente para los seis meses siguientes a la mudanza. Y si te mudas a un país más caro, ¡no olvides tener en cuenta que el nivel de vida allí será mucho más alto!

 

Busca tu nuevo banco

 

Si te mudas al extranjero, necesitarás una cuenta bancaria en la zona. Dicho esto, merece la pena dejar algo de dinero en tu cuenta bancaria nacional y que un miembro de la familia o amigo en el que confíes sea signatario en caso de emergencia. Y no olvides consultar a tu banco si tus tarjetas funcionarán en el país al que te mudas, o si te cobrarán comisión por usarlas allí.

 

Comprende los impuestos

 

Antes de despegar, investiga si tienes que seguir pagando algún impuesto al gobierno de tu país de origen y cómo hacerlo. Esto puede ser una tarea compleja, por lo que te recomendamos que te pongas en contacto con un especialista en impuestos. Un experto podrá ayudarte a que todo se ajuste a la ley, además de indicarte cualquier deducción o ayuda que podrías solicitar.

 

Cúbrete las espaldas

 

Si ya tienes un seguro médico, investiga si te cubre en caso de vivir en el extranjero. Lo habitual es que te aseguren en el extranjero si es para un viaje internacional; no en cambio si se trata de mudarse a otro país. Si no, es posible que tengas que buscar un seguro médico local, incluso si el país al que te mudes tiene atención sanitaria pública, pues en algunos lugares los extranjeros no tienen acceso a ella. Sin embargo, aunque tengas seguro médico, no te olvides de llevar copias de las recetas que tengas para poder acceder a la medicación que necesitas con mayor facilidad. Y, por supuesto, asegúrate de ponerte las vacunas recomendadas para el país al que te mudas si son necesarias.

Si tienes hijos pero no tienes seguro de vida, ahora es momento de hacérselo. Una vez estéis cubiertos, sabrás que ellos estarán a salvo en caso de que te ocurra algo a ti. Y eso te reconfortará aún más al estar en un país extranjero.

Find_Somewhere_to_Live.png

Encuentra un lugar en el que vivir

 

Planifica por adelantado y sé flexible

 

Por un lado, es posible que quieras encontrar un hogar permanente antes de mudarte. Si es así, merece la pena hacer una visita previa para explorar posibles barrios y ver las viviendas en persona. Por otro lado, es posible que prefieras probar antes de comprar. En ese caso, plantéate un alquiler a corto plazo, de unos seis meses, en una zona que te guste. De esta forma, tendrás tiempo suficiente para conocer la zona, además de explorar otras partes de la ciudad. Así podrás tomar una decisión más firme en el futuro.

 

Qué debes buscar

 

Lo mejor sería encontrar una zona que tenga todos los servicios próximos, además del ambiente que te gusta. Algunos factores a tener en cuenta pueden ser el transporte público, los servicios locales, la demografía, la seguridad y los niveles de ruido. En cualquier caso, ten en cuenta que, a menos que tengas muchísima suerte, probablemente no encontrarás algo que lo tenga todo. Así que, para que el proceso de elección sea menos desmotivante, diferencia los servicios básicos de todo lo que gusta, pero que es complementario, antes de embarcarte en la búsqueda.

 

Déjalo todo cerrado

 

Además de avisar a tus amigos y familiares que no te van a ver en un tiempo, asegúrate de comunicar a las instituciones financieras, oficinas gubernamentales (como la electoral, la de impuestos, prestaciones o pensiones), compañías de servicios públicos y compañía telefónica que te mudas al extranjero.

What_to_Bring_When_You_Travel.png

 

Qué llevar en el viaje

 

Al viajar con un billete solo de ida, es posible que te examinen con mayor detenimiento de lo normal en el aeropuerto. Así que, prepárate para demostrar que toda tu documentación está en regla.

Por supuesto, lo más importante que necesitas son el pasaporte y el visado. También necesitarás un documento que pruebe lo que quieres hacer en el país. Por ejemplo, si tienes un trabajo, necesitarás pruebas de la oferta o una copia del contrato. Si tienes un visado de estudiante, tendrás que demostrar que estás matriculado en el curso. O si te has casado con un ciudadano del país, lleva una copia del certificado de matrimonio.

También deberías llevar la dirección y la documentación del lugar en el que te vas a quedar. De forma más general, prepárate para responder preguntas detalladas sobre tus planes de los próximos meses. Y asegúrate de que te registras en la embajada de tu país antes de volar. Es posible que te puedan ayudar ante cualquier problema.

 

A tener en cuenta

 

Hasta ahora, solo hemos hablado de cómo mudarse al extranjero. Ahora te contamos algunos consejos de gran utilidad para que todo el proceso sea más llevadero y agradable.

 

No esperes para aprender el idioma

 

Cuanto antes empieces, más fácil te resultará comunicarte al llegar. Una aplicación para el móvil como Duolingo es un buen punto de partida. Después, cuando ya te hayas asentado, apúntate a clases y hazte amigo de un ciudadano local bilingüe. La mejor forma de aprender un idioma es hablar con alguien nativo.

 

Llévate lo justo y necesario

 

Empaqueta solo lo básico, como documentos importantes y algunos objetos con valor sentimental. Antes de enviar el resto de cosas, vende lo que no necesites. Es una buena oportunidad para deshacerte de lo que no es imprescindible, y así ganarás algo del dinero, además de reducir el coste del envío. Si puedes, evita dejar cosas en un almacén. El coste cada vez es mayor y si no las necesitas ahora, seguramente no las necesites nunca. Si tienes objetos de valor que no quieres llevarte contigo, pídele a un amigo o a un familiar que cuide de ellos.

 

Investiga sobre cómo te vas a desplazar

 

Investiga y descubre las mejores formas de ir del punto A al B y la forma más eficiente de pagarlo, como, por ejemplo, una tarifa anual, ya que podrías ahorrar dinero. Si crees que necesitarás un coche, sopesa los pros y contras de comprar uno en la zona o de enviar el tuyo propio. Busca también información sobre las normas de tráfico y de las aduanas locales antes de circular por carretera. También deberías comprobar si en tu nuevo país tu carné de conducir es válido o no. Si no es válido, tendrás que solicitar un permiso de conducir internacional.

 

Haz amigos

 

Sin lugar a dudas, tejer una red de amigos es la mejor forma de asentarse. Si no tienes oportunidad de hacer amigos en el trabajo o en el centro de estudios, busca alternativas al asociarte a un club, practicar deporte o mediante un voluntariado. Y asegúrate de asistir a todas las invitaciones sociales que puedas.

 

Empápate de la cultura

 

Aunque unirte a una comunidad de emigrantes como tú te ayudará a asentarte, resiste la tentación de refugiarte en una burbuja. Una de las mejores cosas de emigrar es la posibilidad de vivir una cultura nueva, y no querrás perder esta oportunidad. Una buena manera para vivirla es hacerte amigo de una persona bilingüe de la zona que te ayude a introducirte en la forma de vida de allí y te lleve a lugares que los turistas no conocen.

 

Disfruta de cada momento

 

Emigrar es duro. Pero también es un viaje único que recordarás con cariño y orgullo toda la vida. Así que, dale a cada momento la importancia que merece. Agradece los momentos difíciles, ya que te ayudarán a crecer. Y disfruta de los buenos momentos, ¡harán que todo merezca la pena!

Acepta tu lado aventurero con nuestros fantásticos consejos Más que Seguros para tu próxima travesía trotamundos:

Los mejores destinos para unas vacaciones de aventura originales

Cómo evitar robos durante las vacaciones

Desde perder el equipaje hasta tener un accidente: ¿estás protegido durante las vacaciones?

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp