Logo GENERALI
Logo GENERALI
9 - Sep - 2019

Las emergencias sanitarias pueden ocurrir en cualquier momento, y pueden ser más complicadas si tienes que ir al hospital mientras estás en el extranjero. Por suerte, hay bastantes cosas que puedes hacer para que la experiencia no sea mala, desde echar en la maleta lo necesario para estos casos hasta estar protegido con un seguro médico o un seguro de asistencia en viaje. Si tienes controlado lo básico, te podrás concentrar en lo más importante: recuperarte. Te contamos qué hacer en el caso de que tengas que hacer una visita inesperada al hospital en el extranjero.

 

Prepárate para el hospital

 

¿Has tenido un accidente o te encuentras mal? Lo primero que debes hacer es buscar atención médica. Averigua dónde está el hospital o la clínica más cercanos en una guía o buscándolo en Google. También, puedes ponerte en contacto con tu embajada o consulado para que te aconseje. Recuerda que al entrar en el país de destino has recibido un sms del Ministerio de Asuntos Exteriores (MAEC Info) en el que te informarán del contacto de la Embajada o Consulado más cercano.

Si tienes un seguro de salud con cobertura internacional o un seguro de asistencia en viaje llama al teléfono de asistencia en el extranjero que te han proporcionado para que te orienten en los pasos a seguir así con en los centros médicos u hospitalarios a los que deber acudir.

Antes de salir hacia el hospital, deberías preparar una muda de ropa, artículos básicos de baño (un peine, tu cepillo de dientes, pasta de dientes, etc.), el cargador de móvil, un adaptador y un libro para mantenerte ocupado. Puede que tengas que esperar mucho tiempo para cualquier procedimiento, derivación o incluso para que te vean. Lleva a uno de tus compañeros de viaje contigo (al que tenga mejor nivel del idioma local) y di a tus seres queridos en casa que vas a recibir atención médica.

No te olvides de tu documentación personal. Si la hospitalización se produce en el ámbito de la Unión Europea, no te olvides de coger tu Tarjeta Sanitaria Europea, que podrás solicitar por internet previamente a tu viaje, con la suficiente antelación.

 

Mantén la calma

 

Es comprensible que estés nervioso por tener que ir al hospital en el extranjero, pero es importante que mantengas la calma y pienses en positivo, sobre todo si tienes que ir solo. Respira hondo varias veces por el camino y cierra los ojos unos segundos, si puedes, para reducir la estimulación externa y tus niveles de estrés. Haz las cosas de una en una, elabora una lista de tareas (aunque solo sea en tu mente) y ve tachando las que acabes; así te asegurarás de ir por el camino correcto. Una vez que estés en el hospital, céntrate en recuperarte; pronto estarás recuperado o te repatriarán a casa para recibir el tratamiento que necesitas.

Avisa a un amigo o familiar e indícale el nombre y dirección del hospital al que te vas a dirigir.

GENERALI_Spain_CTA_Banners_Travel.jpg

Cuando llegues

 

Si es necesario, pide un intérprete o un profesional médico que hable tu lengua. Si no hay ninguno disponible, puede ser útil que tengas una aplicación de traducción en el móvil. Es mucho más fácil que te den el tratamiento que necesitas si no tienes que preocuparte de la barrera del idioma. Mantén la calma y describe el problema lo más detalladamente que puedas, mencionando todos los síntomas y dolores que experimentas. No te olvides de indicarles los medicamentos que estés tomando así como las alergias que puedas padecer. Puede que quieras tomar notas para asegurarte de recordar todo lo que te diga el médico.

Cuando tengas un momento después de hablar con el personal médico, piensa en llamar a tu médico de siempre en casa.

 

Prepárate para cualquier imprevisto

 

Con suerte, contarás con un seguro de viaje que cubra los gastos médicos que puedan surgir o con un seguro de salud con cobertura internacional. Algunos países pueden ofrecer atención sanitaria pública, pero otros esperarán que pagues parte o la totalidad de los tratamientos médicos. Dentro de la Unión Europea, los sistemas sanitarios y de seguridad social difieren entre países y todos los países plantean algún tipo de pago directo por parte del usuario por el acceso a determinados servicios. Si quieres más información sobre el sistema del país al que vas a viajar, consulta a un organismo nacional de seguridad social, utiliza la aplicación para móviles de la Tarjeta Sanitaria Europea o elige el país en la lista desplegable que ofrece Tu Unión Europea. Si ya has recibido o vas a recibir tratamiento en el extranjero, aquí puedes conocer los detalles de los gastos y reembolsos de los tratamientos médicos en la Unión Europea.

Contacta con tu aseguradora de viaje de inmediato a través de su línea de atención de emergencia en cuanto llegues al hospital. Una buena idea es llevar estos datos de contacto en una tarjeta plastificada y guardarlos en el teléfono o en la cartera. También es esencial asegurarse de guardar cualquier recibo o nota del médico para cuando rellenes la reclamación al seguro. Sigue estos y pasos y el viaje al hospital será un poco más fácil y podrás centrarte en tu recuperación.

 

Nunca te olvides de objetos imprescindibles y evita comisiones ocultas en tus vacaciones con nuestros fantásticos consejos Más que Seguros para cada viaje:

Cómo evitar robos durante las vacaciones

Habla como un nativo donde quiera que vayas

Desde perfer el equipaje hasta tener un accidente: ¿Estás protegido durante las vacaciones?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp