Logo GENERALI
Logo GENERALI
10 - Abr - 2019

Es antiestética, huele mal y puede incluso perjudicar tu salud. Casi todos los propietarios tienen que lidiar en algún momento con la pesadilla de las humedades. Desafortunadamente, no siempre es fácil combatirla. A menudo puede deberse a defectos estructurales de tu vivienda, que pueden requerir alguna inversión para corregirlos.

Por suerte, hay algunas medidas sencillas que todos podemos seguir para prevenir, o al menos minimizar, las humedades. A continuación te mostramos las ocho causas más comunes y cómo puedes evitarlas.

 

Condensación

 

A veces, el exceso de condensación en el interior puede provocar humedad. Sin embargo, esto se puede evitar fácilmente si mantienes tu casa bien ventilada, prestando especial atención a abrir las ventanas y encender los extractores después de cocinar o ducharse. Piensa en tapar las ollas hirviendo e invierte en un riguroso sistema de ventilación tanto en la cocina como en el baño. Un deshumidificador también puede hacer maravillas en una casa húmeda, pero asegúrate de vaciarlo con regularidad.

 

Mala fontanería

 

Incluso una tubería que gotee un poco podría crear un gran problema de humedad, por lo que es vital comprobar que toda la fontanería sea (literalmente) hermética. Asegúrate de que todos los grifos y mangos de ducha puedan cerrarse por completo y comprueba si hay tuberías de agua oxidadas ocultas tras las paredes, así como tuberías de desagüe defectuosas en los baños más antiguos. Un fontanero profesional debería poder decirte si hay un problema.

 

Canalones con fugas

 

Otra forma de que el agua se acumule en un mismo sitio es a través de canalones con fugas. ¿Están salpicando agua en las paredes o en los alféizares de las ventanas? ¿Se está escapando el agua a tu tejado? Si es así, puede terminar siguiendo las vigas del tejado durante varios metros. Reemplaza los canalones y asegúrate de que hagan su trabajo: llevar el agua de lluvia lejos de tu casa, no dentro de ella.

 

Alféizares y puertas defectuosas

 

El exceso de agua puede entrar en tu casa por las ventanas y puertas que no estén en el mejor estado. Tal vez el aislante que las rodea ya no funciona, la madera se está empezando a pudrir o a agrietarse, y el cemento se está empezando a desmoronar. Sea cual sea el defecto, da a tus puertas y ventanas la reforma a prueba de humedades que necesitan.

 

Chimeneas

 

Por muy bonita que sea una chimenea, podría ser el origen de la temida humedad. Esto se debe a que el agua de lluvia se puede filtrar por el tiro de la chimenea y penetrar a través del edificio. Por ello, asegúrate de que tu chimenea esté provista de tapajuntas herméticos y tapones para la lluvia.

 

Casas con poca calefacción

 

Calentar poco tu casa puede ahorrarte un par de euros, pero pagarás un precio mucho mayor a largo plazo. El aire frío absorbe menos humedad que el aire más caliente, por lo que en las casas frías se produce más condensación. Y los grandes cambios de temperatura lo empeoran aún más. Por ello, mantén tu casa a una temperatura constante con un temporizador o un sistema de calefacción inteligente, y asegúrate de tener la mejor compañía de energía posible para no pagar más de la cuenta por la calefacción.

 

Mala higiene

 

Tener una casa sucia y desordenada facilitará la aparición del moho. Asegúrate de limpiar las áreas propensas a la humedad, como el baño o la cocina, con un detergente suave y sécalas con un paño limpio. No dejes toallas mojadas ni paños de cocina tirados por ahí. La silicona enmohecida en tu bañera o ducha puede necesitar tratamiento regularmente, así que acostúmbrate a renovar la silicona de vez en cuando.

 

Inundación

 

Por último, puede parecer obvio, pero las casas en áreas propensas a las inundaciones pueden ser especialmente vulnerables a la humedad. Pero vivas donde vivas, es fundamental que tú (o los pequeños de la casa) no dejéis los grifos abiertos o creéis derrames innecesarios, ya que esto empeorará cualquier problema de humedad que ya tengas.

 

¿Crees que un seguro de hogar sólo debería cubrir el robo? Piensa tu respuesta. Infórmate sobre las coberturas de nuestro seguro de hogar que te protegen en una gran variedad de situaciones, desde incendios, robo o daños por fenómenos meteorológicos.

 

Haz que tus seres queridos estén seguros y protegidos en cada momento de la vida con nuestros mejores consejos Más que Seguros sobre seguridad en el hogar:

Cómo proteger tu hogar del frío extremo 

Evita averías en tu lavadora con estos consejos

Seis consejos para combatir un pequeño incendio doméstico 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp