Logo GENERALI
Logo GENERALI
15 - Feb - 2018

Tener un hijo puede ser algo apasionante, pero esto no quita que en ocasiones sea también terrorífico. No te preocupes, ¡nadie sabe nunca qué hacer la primera vez! 

Por supuesto, será mucho más fácil si no tienes que preocuparte por el dinero. Te presentamos nuestro plan Más que Seguros de seis pasos para poner a punto vuestra economía antes de que nazca el bebé.

 

1. Objetivo: una paternidad sin deudas 

Tener un hijo es uno de los principales motivos que nos pueden llevar a desear una economía doméstica saneada y sin deudas. Por tanto, el primer punto del plan es comenzar a liquidar tus deudas lo antes posible. Cuanto antes empieces, menos deudas te quedarán cuando nazca el bebé. Y eso lo hará todo mucho más fácil.

 

2. Ajusta tu sueldo a la paternidad 

Ajustar el sueldo a la paternidad significa calcular la jornada reducida, la baja maternal y paternal y los cambios de empleo, y con ello, sacar una cifra de ingresos post-nacimiento. De esta forma conseguirás que tu saldo bancario no disminuya de manera inesperada.

 

3. Conoce bien tus gastos

Haz una lista con todos tus gastos mensuales, desde las facturas hasta los cafés en el bar. Divídelos en necesidades, utilidades y caprichos para convertirte en un profesional de los presupuestos. Puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre cómo elaborar un presupuesto para obtener más información sobre este tema.

 

4. Planifica los gastos específicos del bebé

Desde el médico y la guardería hasta la comida y los pañales; hazte una idea de cuánto gastarás exactamente en el bebé. Pide consejo a otros padres y haz un presupuesto al alza para evitar sorpresas. Y no te olvides de incluir una parte para invertir en el futuro del bebé y protegerlo de gastos inesperados, como los seguros médicos o de vida. ¡Saber el coste de estos nuevos seguros e inversiones es crucial!

 

5. Elabora el presupuesto final

Ahora que ya tienes los números, puedes cotejar los ingresos y los gastos del bebé para ver si las cuentas casan. Si no, intenta reducir los caprichos para así gastar menos. Si fuera necesario, échale otro vistazo a las necesidades y replantea los gastos del bebé. Por ejemplo, ¿podrían tus amigos y familiares ayudarte a reducir los gastos en el cuidado del bebé? Si todo eso no funciona, busca alguna forma de aumentar los ingresos mediante una baja maternal reducida, horas extra o cambios de empleo.

 

6. ¡Dale uso al presupuesto desde ya!

Ha llegado el momento de hacer un ensayo general. Aunque queden varios meses, gastar como si el bebé ya hubiera nacido te ayudará a acomodar tu vida al nuevo presupuesto y te proporcionará flexibilidad para hacer ajustes antes del momento de la verdad.

 

¿Ahorrando para un nuevo hogar o planeando tu jubilación con antelación? Disponemos de consejos inteligentes sobre gastos para todas las familias:

Elabora tu presupuesto en cinco pasos

Consejos para ser más ecológico desde hoy (y ahorrar dinero)

Tres reglas para compara tus regalos navideños sin pasarte de presupuesto

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp