Logo GENERALI
Logo GENERALI
3 - Abr - 2018

No solemos preocupamos por nuestro sistema digestivo, pero ¿sabías que podría ser una de las claves para ser más felices y estar más sanos a medida que vamos cumpliendo años?

Las bacterias, los virus y otros microbios pueden parecer malos compañeros de viaje. Sin embargo, cuidar de los millones de pequeños microbios que viven en nuestro estómago e intestinos puede ayudarnos a mantener a raya las enfermedades. Los científicos también han encontrado evidencias de que unos intestinos sanos podrían contribuir a un envejecimiento saludable, e incluso, puede que algunas bacterias intestinales nos ayuden a vivir más.

La buena noticia es que, en realidad, cultivar esas bacterias buenas en nuestro cuerpo es bastante fácil. Aquí te dejamos algunos consejos Más que Seguros para mantener tu sistema digestivo en forma.

 

Comidas aliadas

La fibra es la mejor amiga de tus intestinos, así que tienes que aumentar la cantidad de alimentos con fibra de tu dieta. Los vegetales con hojas encabezan la lista, ya que ayudan a desintoxicar el cuerpo, mientras que todas las frutas, verduras, frutos secos y productos integrales alimentan esas bacterias sanas.

Y no te olvides de cocinar con aceite de oliva virgen extra, ya que es el más saludable para esas bacterias.

 

Comidas que debes evitar

Procura evitar las comidas muy procesadas, porque sí, son muy cómodas, pero a menudo contienen ingredientes que eliminan las bacterias buenas. Si necesitas renovar tus intestinos, aumenta tu fuerza de voluntad: elimina el azúcar, los edulcorantes, el alcohol y la cafeína durante una temporada; eso los reforzará. Ve dejando poco a poco el café, el té y la cafeína de las bebidas energéticas, y sustitúyelos por infusiones para conseguir un aporte extra de energía natural.

 

No cojas atajos

Las comidas probióticas, como yogures, kéfires o quesos naturales, son buenas opciones para tus intestinos, pero ten cuidado con los posibles escollos como los yogures líquidos con demasiada azúcar, ya que podrían hacerte dar un paso atrás en tu avance intestinal. Los suplementos probióticos aportan unos beneficios limitados y no son sustitutos de una dieta equilibrada, así que no dependas mucho de ellos.

También es importante que no cambies tu dieta de la noche a la mañana. Hazlo gradualmente para evitar gases e hinchazón y bebe mucha agua para ayudar a tu cuerpo a ajustarse. Y sobre todo, recuerda que ante cualquier duda, debes consultar siempre con un especialista para que te asesore.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp