Logo GENERALI
Logo GENERALI
18 - May - 2018

Olvídate del tráfico en hora punta y las largas jornadas laborales. Gracias a las nuevas tecnologías, muchos se están sumando a la revolución del teletrabajo. Pero, antes de montar tu oficina en casa, debes planificar y tener en cuenta varias cuestiones. Aquí te enseñaremos a crear un espacio profesional productivo en cualquier lugar, independientemente de tu presupuesto y tu estilo de trabajo.

 

 

La oficina en un rincón

 

Es ideal si trabajas con un portátil o PC, unos cuantos artículos de oficina y una impresora, pero no puedes usar una habitación entera por falta de espacio (o presupuesto limitado). Esta oficina puede instalarse en pasillos y rincones tranquilos de espacios compartidos de la casa, como el salón o la cocina.

Si quieres que funcione, no escatimes en una buena iluminación para esta zona (por ejemplo, pon un buen flexo). Para un uso más eficiente del espacio, te recomendamos un escritorio estrecho y estanterías flotantes en las que guardar los libros y documentos importantes. También puedes optar por mesas plegables o con cajones para ocultar todos los accesorios, como el teclado, cuando la jornada laboral haya terminado y quieras disfrutar de tu hogar.

Un buen sistema de archivado es crucial para que todo esté bajo control. Para que no te veas desbordado por los documentos, prueba la regla de los 3 días: ningún papel puede estar más de este tiempo en tu mesa. Todo son ventajas, ya que te ayudará a trabajar mejor y a mantener tu espacio de trabajo ordenado. 

 

 

La oficina en un piso 

 

Una opción de lujo no siempre va ligada a un precio por las nubes. Para empezar, puedes reutilizar los muebles existentes. Piénsalo dos veces antes de tirar una mesa de comedor antigua y busca muebles en páginas de segunda mano como Vibbo para que el mobiliario te salga más barato o incluso gratis. Comprar los artículos de oficina a mayoristas y proveedores también es una buena manera de reducir gastos a largo plazo.

Si solo puedes permitirte gastar más en un artículo, que sea en la silla de oficina. Es lo más importante de todo. Esta debe ser ergonómica, de la altura adecuada para tu mesa y ajustable. Tus ojos deberían estar a 50 ó 70 centímetros de la pantalla y alineados con la parte superior de la misma. No olvides las pequeñas cosas que te ayudarán a mantener el orden, como una pizarra para apuntar tus ideas, un tablón para los anuncios importantes o un calendario de mesa para no olvidar nada. 

 

 

La oficina en un garaje

 

Es una solución ingeniosa de la que hay que estar seguro. Si vas a reutilizar el antiguo garaje privado de la casa, asegúrate de que sea impermeable, tenga el techo reforzado, esté bien aislado y protegido con puertas y ventanas seguras y una alarma.

El suministro eléctrico debe ser seguro, con una instalación adecuada o al menos revisada por un profesional, y tener suficiente potencia para tu equipo, una cafetera y el resto de aparatos que necesites. Puede que necesites invertir en un suelo nuevo para cubrir el frío cemento. Te quitará un poco de altura en el garaje, pero hará que sea mucho más cómodo. 

Y lo más importante: no instales tu oficina en un garaje en el que se aparquen coches, ya que los gases que emiten en ambientes sin ventilación son altamente tóxicos.

 

Averigua como mejorar tu productividad mientras trabajas desde casa con nuestros consejos. 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp