Logo GENERALI
Logo GENERALI
6 - Feb - 2018

Según un estudio, el 80% de los españoles afirma desayunar todos los días, ya sea fuera o dentro del hogar. Del 20% restante que no desayuna, el 42% es porque no tiene apetito al despertarse y el 30% por falta de tiempo antes de ir a estudiar o trabajar. En este artículo te explicamos por qué el desayuno es la comida clave del día y te damos las pautas para sacarle el máximo provecho.

 

A nivel físico y psicológico

Dar prioridad a un desayuno nutritivo, te ayudará a elegir mejor lo que comes durante el resto del día y así, podrás alcanzar objetivos como tener un peso saludable, tener una buena salud cardiovascular o reducir el riesgo de obesidad. De hecho, un café no es suficiente para funcionar durante el día y ayunar tampoco te ayudará a perder peso saludablemente. Asimismo, aumenta el estado nutricional (calcio, hierro, magnesio, vitaminas A y del grupo B). Por lo tanto, te sentirás con mayor energía y fuerza para afrontar las actividades diarias.

Por otra parte, los estudios han demostrado que lo que comemos por la mañana puede tener un gran impacto en cómo nos sentiremos durante el día. Un desayuno diario completo restablecerá los niveles de glucosa en la sangre (después de un ayuno nocturno entre 8 y 10 horas), por lo que nuestro estado de ánimo y nuestro humor mejorarán. Este aumento natural de glucosa estimula la eficacia mental en aspectos como la memoria, los tiempos de reacción, la capacidad de atención, la creatividad y la resolución de problemas. También bajará los niveles de cortisol, hormona que alcanza su punto máximo por la mañana y puede afectar a nuestra capacidad de concentración.

 

El desayuno óptimo

Los mejores desayunos se deben tomar hasta dos horas después de despertarse y si, es posible, incluirán entre un 20% y un 25% del total de calorías diarias. Sin embargo, todas estas ventajas del desayuno no son una excusa para atiborrarse de dulces. Para disfrutar de un desayuno óptimo que cumpla con todos los requisitos, procura consumir una mezcla de proteínas y carbohidratos de liberación lenta durante toda la mañana. Así que ¿por qué no pruebas a tomarte unas tostadas integrales con huevos, jamón o pavo, frutos secos (nueces, almendras…), yogur y frutas? Si vas con prisa por las mañanas, prepara una tortilla francesa o un batido de frutas y cereales la noche anterior.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha elaborado 10 desayunos tipo, cada uno con su composición nutricional, que puedes ver en las páginas 45-57 de este informe. Cabe destacar que el desayuno es una comida que varía en función de la comunidad autónoma donde vivas: en Cataluña y Andalucía prima lo salado, mientras que en Aragón y Castilla y León escogen algo dulce para desayunar. Para conocer los hábitos de los españoles en el desayuno, puedes consultar el estudio que realizó el Gobierno de España al respecto.

 

Como cita el dicho popular: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp