Logo GENERALI
Logo GENERALI
7 - Jun - 2018

A todos nos gusta picar entre horas, sobre todo cuando hace bastante tiempo desde tu ultima comida. Aquí te ayudamos a minimizar estos antojos y, si necesitas un pequeño tentempié, aprender a hacerlo correctamente y con alimentos saludables. 

Comer mientras ves la tele o estás en el ordenador puede llevarte a engullir comida inconscientemente sin darte cuenta de la cantidad que te llevas a la boca. Procura alejarte de la pantalla para centrarte en la comida y saborear cada bocado. Hay estudios que sugieren que comer de forma distraída puede llevarnos a consumir hasta un 69 % más de comida.

Con frecuencia, nuestra mente deambula hasta la caja de galletas cuando estamos cansados o aburridos, así que asegúrate de dormir lo suficiente y mantener tus reservas de energía al máximo; de esta forma no tendrás que recurrir a la comida para estar activo. Durante el día, evita que tu cabeza se distraiga pensando en comida descansando la vista de la pantalla regularmente. 

El hambre suele confundirse con sed, por lo que ten siempre una botella de agua a mano para mantenerte hidratado. Antes de picar, bebe unos cuantos sorbos de agua; puede que esto te llene y te haga sentir satisfecho. Si necesitas algo más sustancioso, prueba a cambiar tus aperitivos habituales por una bebida caliente, como té o café.

Evita los bajones de energía eligiendo los alimentos adecuados. En el desayuno, toma alimentos que te mantengan lleno durante más tiempo, como avena, yogur, fruta o huevos. Las proteínas, los cereales y el boniato son alimentos perfectos para el almuerzo.

Por último, no pasa nada si de vez en cuando picamos algo. Al fin y al cabo somos humanos y, a veces, nuestro cuerpo nos pide lo que necesita. Para hacer frente a esos momentos es bueno tener siempre a mano opciones más saludables, como barritas energéticas, yogur griego (delicioso con un poquito de miel), humus, galletitas sin sal y frutos secos.

Los frutos secos son el aliado perfecto para llevar siempre encima, ya que son una fuente importante de minerales, vitaminas y proteínas vegetales. Son ricos en grasas saludables y fibra y, ¡te aportarán la energía necesaria para continuar con tus actividades diarias! Aunque eso sí, toma la cantidad adecuada que necesites y no te pases.

Si quieres seguir conociendo más sobre nuestros consejos Más que Seguros de alimentación saludable no te pierdas estos contenidos:

Dale un impulso a tu dieta con los superalimentos

El desayuno: La comida imprescindible del día

Consejos diarios para proteger la salud de tu cerebro

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp