Logo GENERALI
Logo GENERALI
12 - Ago - 2019

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a un número cada vez mayor de personas. El ajetreado estilo de vida moderno, con muchas horas sedentarias en la oficina y una mayor exposición a alimentos grasos y bebidas azucaradas, está provocando un aumento de la diabetes. Hay dos tipos de diabetes, y uno de ellos se puede prevenir si introducimos cambios en nuestro estilo de vida. Aquí te damos toda la información que necesitas.

 

¿Qué es la diabetes?

 

Tu cuerpo se alimenta de glucosa, que proviene en gran medida de los alimentos que consumes. Cuando comes algo, tu cuerpo descompone los carbohidratos para producir glucosa que se utiliza para alimentar tu cerebro, tus músculos y otros órganos.

Mantener los niveles de glucosa equilibrados es fundamental para la salud. Aquí es donde entra en juego la insulina, una hormona producida por el páncreas que regula los niveles de glucosa. Después de comer, le indica al cuerpo que absorba la glucosa del flujo sanguíneo para utilizarla como energía y, cuando hay un exceso de glucosa, ayuda a tu cuerpo a almacenarla.

La diabetes aparece cuando el cuerpo es incapaz de producir insulina o cuando no puede utilizarla adecuadamente, lo que conlleva un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Actualmente, alrededor de 425 millones de personas en todo el mundo padecen esta enfermedad. Existen dos tipos de diabetes que explicamos a continuación.

 

¿Qué es la diabetes tipo 1?

 

La diabetes tipo 1 es la menos común de las dos y afecta aproximadamente al 10% de todas las personas con diabetes. Se presenta con mayor frecuencia en niños y jóvenes y aparece cuando el cuerpo no produce insulina o produce poca. Por ello, son necesarias inyecciones diarias de insulina para mantener bajo control los niveles de glucosa en sangre.

 

¿Qué es la diabetes tipo 2?

 

La diabetes tipo 2 es más común y afecta principalmente a los adultos cuando el cuerpo no puede usar la insulina de manera efectiva.

 

¿Qué produce el tipo 1 y el tipo 2?

 

La diabetes tipo 1 se da cuando el cuerpo ataca a las células que producen la insulina, lo que significa que no se puede usar la glucosa y esta se acumula. Se desconocen los factores desencadenantes y de riesgo para este tipo de diabetes, pero está vinculada a un conjunto de condiciones genéticas y ambientales. Por ejemplo, los antecedentes familiares de diabetes pueden aumentar levemente el riesgo.

La diabetes tipo 2 se da cuando el cuerpo no responde eficazmente a la insulina, por lo que los niveles de azúcar en sangre siguen aumentando. Aunque la genética puede contribuir a su aparición, los factores relacionados con el estilo de vida, como la dieta y la actividad física, desempeñan un papel importante.

 

¿Cuáles son los síntomas?

 

Los síntomas de ambos tipos son similares, siendo la principal diferencia el momento en que aparecen. Los síntomas del tipo 1 suelen aparecer de forma bastante repentina, mientras que los del tipo 2 pueden tardar muchos años en manifestarse. Los síntomas comprenden:

  • Sed anormal y boca seca
  • Pérdida repentina de peso
  • Micción frecuente
  • Hambre constante
  • Visión borrosa
  • Falta de energía, cansancio
  • Micción involuntaria
  • Hormigueo o entumecimiento en manos y pies
  • Más infecciones cutáneas
  • Curación lenta de las heridas

 

¿Cómo puedo prevenir la diabetes?

 

Debido a que las causas y los riesgos del tipo 1 todavía se están investigando, esta no se puede prevenir en la actualidad. Sin embargo, para reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2, la más común, se pueden adoptar medidas relacionadas con nuestro estilo de vida. De hecho, las investigaciones sugieren que el 90% de los casos de diabetes tipo 2 podrían evitarse con cambios en la dieta y ejercicio.

Se cree que la obesidad supone entre el 80 y el 85% del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, lo que significa que mantener un peso saludable, llevar una dieta nutritiva, hacer ejercicio habitualmente y no fumar son claves para prevenir su aparición.

Algunas de las medidas que puedes adoptar incluyen el cambio de grasas saturadas como el queso y la mantequilla por grasas no saturadas, que se encuentran en alimentos como aguacates, nueces, aceitunas y aceites vegetales. Aumenta tu consumo de agua, cereales, frutas y verduras, y evita el consumo excesivo de alcohol y azúcares añadidos. La combinación de ejercicios aeróbicos, como nadar y correr, con el entrenamiento de resistencia también es esencial para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Por último, los análisis regulares te ayudarán a llevar un seguimiento para controlar tus niveles de colesterol, presión arterial y glucosa. ¿Por qué no pides cita a tu médico para revisar tus medidas y establecer tus objetivos si es necesario?

 

Desde bienestar mental hasta snacks durante el día, tenemos el último contenido Más que Seguros para transformar tu vida diaria:

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE TUS DIENTES

POSTURAS DE YOGA PARA PRINCIPIANTES

¿HAS OÍDO HABLAR DEL MINDFULNES?

 

Fuentes:

https://www.statista.com/topics/1723/diabetes/

https://www.idf.org/aboutdiabetes/what-is-diabetes/type-1-diabetes.html

https://www.diabetes.co.uk/type2-diabetes.html

https://www.who.int/dietphysicalactivity/media/en/gsfs_general.pdf

https://www.diabetes.co.uk/diabetes-and-obesity.html

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp