Logo GENERALI
Logo GENERALI
26 - Oct - 2017

Es una lástima que, muy a menudo, demos prioridad a la salud física sobre la salud cerebral. No obstante, los índices de Alzheimer y demencia están aumentando a nivel mundial, y se espera que el número global de personas que sufren estas enfermedades ascienda a los 131,5 millones en 2050. Hay estudios que aseguran que el ejercicio mental, la dieta y el estilo de vida pueden evitar el declive cerebral, por lo que aquí te dejamos algunos consejos para mantener tu mecanismo cerebral en forma.

 

O lo usas o lo pierdes

El cerebro, al igual que el cuerpo, necesita ejercicio. Hay numerosos estudios que demuestran que el entrenamiento cerebral mejora significativamente la capacidad cognitiva. Una investigación reciente ha demostrado que los participantes que jugaron a juegos de entrenamiento mental habían mejorado su memoria hasta en un 40%. Pon a prueba tu cerebro y diviértete con aplicaciones como Lumosity, Fit Brains Trainer o Peak.

 

Adopta un estilo de vida saludable

La salud del cerebro está relacionada con la salud del corazón y del sistema circulatorio, por lo que es posible que los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares coincidan con los de la demencia. De hecho, alguien que haya sufrido un derrame o que tenga diabetes, o cualquier enfermedad cardíaca, tiene el doble de probabilidades de desarrollar demencia. Elimina los hábitos no saludables: evita fumar, beber alcohol en exceso e ingerir comida grasa.

 

Eres lo que comes

La dieta y la nutrición desempeñan un papel clave en la capacidad cerebral. El cerebro absorbe una quinta parte de la energía que consumimos, y solo hace falta un 2% de deshidratación para afectar a la atención, a la memoria y a otras capacidades cognitivas. Por eso, una dieta sana para el corazón también lo es para el cerebro, y hay estudios que demuestran que seguir la dieta mediterránea puede disminuir el riesgo de declive cerebral hasta en un 48%.

 

¡Es hora de ponerse en marcha!

Está demostrado que realizar ejercicio regularmente estimula la memoria, potencia el pensamiento y que, además, mejora el sueño. Numerosos estudios aseguran que el ejercicio continuo y moderado de 6 a 12 meses está asociado al aumento del volumen de determinadas partes del cerebro.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp