Logo GENERALI
Logo GENERALI
3 - Jul - 2019

¿Vas a viajar por Europa en coche este verano? Es la mejor manera de descubrir el continente mientras disfrutas de la libertad que te ofrece ir conduciendo. No obstante, te puedes encontrar con que algunas de las normas son diferentes a las de tu país, desde las leyes sobre los límites de velocidad o el uso del cinturón de seguridad hasta la posibilidad de girar a la derecha en un semáforo en rojo. Te explicamos cómo mantenerte a salvo al conducir por Europa, vayas a donde vayas.

 

 

Antes de irte

 

Busca en Internet una guía de señales de tráfico europeas y repasa lo que significa cada símbolo, ya que es posible que algunos sean diferentes a los de tu país. Comprueba que con tu carné puedes conducir en el extranjero y lee las normas sobre adelantamientos en el país de destino, ya que pueden variar según la ubicación. Revisa también las normas en cuanto al estacionamiento y a los precios. Pueden llegar a ser bastante complicadas e implicar ciertos días de la semana o permisos de residencia.

Si sabes exactamente a dónde vas, planea con antelación la ruta para poder centrarte en el tráfico y no estresarte buscando el camino sobre la marcha. Es muy importante comprobar qué cubren el seguro de viaje y el del coche antes de alquilar un vehículo.Si viajas con tu coche debes pedir a tu seguro la «Carta verde». Se trata de un documento que acredita que el seguro de responsabilidad civil de tu coche emitido en España es válido en cualquiera de los 45 países miembros del acuerdo.

 

 

Documentación

Además del carné de conducir, lleva los documentos de tu seguro de viaje y la tarjeta sanitaria europea. Si conduces tu propio coche, lleva contigo una copia de su certificado de circulación así como los documentos del seguro. Algunos países exigen una pegatina de permiso para las autopistas que normalmente está incluida en el precio de alquiler, pero compruébalo antes de salir a la carretera.

 

 

Normas generales

Aunque cada país de Europa tenga su propia normativa, hay algunas normas universales que te ayudarán a cumplir con la ley.

  • Ponte el cinturón: Se trata de un requisito legal estricto en toda Europa.
  • Conduce por el carril derecho: Esta es la norma general en toda Europa, excepto en el Reino Unido, Malta, Chipre y la República de Irlanda.
  • Es ilegal girar a la derecha en un semáforo en rojo: Las únicas excepciones están indicadas por una señal.

No right turn illustration.jpg

  • Si bebes, no conduzcas: Los límites de alcohol en sangre suelen ser muy bajos o nulos, por lo que no debes conducir aunque hayas tomado solo una copa en la cena. En Francia, todos los coches deben estar equipados con un alcoholímetro, que se entrega al alquilar el coche; pero si lo alquilas fuera tendrás que conseguir uno cuando entres en el país.
  • No utilices el teléfono móvil conduciendo: Hacer llamadas o enviar mensajes al volante es ilegal en la mayoría de países europeos, además de peligroso.

Mobile phone distracting driving illustration.jpg

 

Es esencial, sobre todo, familiarizarse con las leyes específicas del país de destino antes de ponerse al volante, incluidas las que indican qué cosas debes tener en el coche al cruzar países o al conducir tu propio coche.

Hay algunas leyes, importantes aunque sorprendentes, específicas de algunos países, como mantener los faros encendidos en todo momento (incluso durante el día) en los países escandinavos y en algunos lugares de Europa del Este; o como la obligación de asegurarte de que no te quedas sin combustible en las autopistas alemanas.

 

 

Unos consejos extra

Conducir en Europa puede ser una experiencia muy diferente a la de conducir por resto del mundo, especialmente cuando se trata de ciudades históricas abarrotadas. Planifica rutas que eviten las zonas céntricas, especialmente en las ciudades antiguas, ya que pueden ser difíciles de atravesar y estar llenas de normas de sentido único. Los coches también están prohibidos en algunos centros urbanos europeos o sujetos a índices de tráfico. Prepárate para los túneles largos, que pueden ser desconcertantes. No olvides tener cuidado con los ciclistas en zonas urbanas con carriles para bicicletas, rutas rurales populares o en ciudades con mucha actividad ciclista, como Ámsterdam.

En los meses de verano, julio y agosto, suele haber mucho tráfico y obras en las carreteras, así que sal con más tiempo para llegar a tu destino en lugar de apurarte. Comprueba con antelación también si hay peajes y autopistas en tu ruta y si hay que pagarlos. Es recomendable llevar dinero en efectivo por si acaso, ya que no en todas partes se aceptan tarjetas bancarias.

Límites de seguridad

¿Sientes la llamada de la carretera? Échale un vistazo a nuestras guías antes de adentrarte en tu próximo viaje de carretera:

Las carreteras más peligrosas del planeta

Consejos para evitar accidentes en carretera

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp