Logo GENERALI
Logo GENERALI
15 - Feb - 2019

Una de las mejores cosas de ser dueño de tu propio negocio es usar tu posición para hacer el bien. Y esto también tiene sentido comercial. En una encuesta, tres de cada cuatro clientes confirmaron que recomendarían los productos de una empresa concienciada con alguna buena causa.

Pero primero, hablemos de lo básico:

 

Crea unos valores férreos

 

Una buena responsabilidad social corporativa comienza con unos principios básicos. Es relativamente sencillo si no tienes empleados. Pero si los tienes, vale la pena asegurarse de que vais en la misma dirección.

Por lo tanto, considera plantear un código formal de conducta para unas prácticas de negocio éticas y medidas de revisión de rendimiento en función de cómo viven esos valores. Podrías incluso ofrecer incentivos como recompensa a aquellos empleados que hagan un esfuerzo adicional en cosas que mejoren la imagen de tu negocio.

 

Preocúpate por tu comunidad

 

Después de todo, tu negocio se mantiene gracias a ella. Hay muchas maneras de devolvérselo mediante tareas cotidianas. Por ejemplo, podrías intentar contratar a gente de la zona antes de buscar en otras áreas y comprar suministros para apoyar los trabajos y los negocios de la comunidad.

Echa un vistazo a las iniciativas locales que podrías apoyar. Y todavía mejor, plantéate crear tu propio programa comunitario. Lee el artículo de GENERALI respecto a The Human Safety Net para inspirarte. Es una red global creada para apoyar a las personas necesitadas que proporciona apoyo a las familias, refugiados y profesionales de la salud.

 

Propuesta única de venta

 

Cada negocio se centra en algo concreto, y si hay algo que nos gusta a las personas es una historia emocionante. Plantéate crear una propuesta única de venta con la que contar una historia a la gente en la que puedan involucrarse y marcar la diferencia en algo que nadie más pueda hacer.

Si tienes una cafetería, podrías ofrecer comida gratis a las personas sin techo. Si eres asesor financiero, podrías visitar colegios para enseñar a los jóvenes a gestionar el dinero. O si eres mecánico, podrías ofrecer un descuento en el mantenimiento de los vehículos a las organizaciones benéficas locales.

Esto no solo forma parte de esa publicidad que no se puede comprar con dinero, sino que además ayudarás a las personas de verdad.

Manténte al día con los nuevos negocios más importantes y noticias tecnológicas gracias a nuestro contenido Más que Seguros:

Consejos para evitar ciberataques en pymes

Ahorra energía en el trabajo y convierte la oficina en un espacio verde

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp