Logo GENERALI
Logo GENERALI
13 - Jul - 2020

A veces tenemos la necesidad de alquilar una furgoneta para, por ejemplo, hacer una mudanza. Pero si solo has conducido vehículos pequeños, ponerte al volante de una furgoneta puede ser bastante intimidante. Sin embargo, no hay por qué preocuparse: cuando te acostumbras, no es mucho más difícil que conducir un coche. Aquí tienes algunos consejos que debes recordar.

 

No tengas prisa

 

Lo último que necesitas al conducir una furgoneta grande por primera vez es ir estresado y con prisas. Así que planea cada trayecto con antelación, evitando zonas con mucho tráfico, calles estrechas y malas condiciones climáticas si es posible. Y date siempre más tiempo de margen del que crees que necesitarás.

 

Familiarízate con la furgoneta

 

Primero, anota la altura de la furgoneta: es mejor descubrirlo por ti mismo que no con ayuda de una barrera de limitación de altura. A continuación, tómate tu tiempo para conocer la disposición y las funciones de todos los controles de la furgoneta, y así evitar tener que buscar a tientas el interruptor de los faros mientras conduces. Por último, ajusta el asiento como te resulte más cómodo y los espejos para tener la máxima visibilidad. Por cierto, debido a que tu visibilidad es más limitada, usar los espejos es más importante que nunca.

 

Una conducción segura empieza con una carga segura

 

Carga primero los objetos pesados y sólidos. Distribuye el peso en la base de la furgoneta, colocando los objetos más pesados en el centro para que la carga esté equilibrada. Es muy probable que los objetos altos se caigan, así que amárralos antes de arrancar. Una vez metidos los objetos pesados, coloca los más pequeños y frágiles encima.

 

Conduce despacio y sin sobresaltos

 

Y no solo porque seas un novato: una conducción rápida y con sobresaltos provoca averías.

Mantente dentro de los límites de velocidad (que pueden ser inferiores para las furgonetas, por lo que debes comprobar las restricciones primero). Un ritmo tranquilo es especialmente importante al aparcar y echar marcha atrás. Siempre que sea posible, ve acompañado por alguien que pueda salir y darte indicaciones. Toma las curvas y los baches lentamente y evita paradas repentinas frenando con tiempo suficiente.

 

En resumen, relájate y disfruta del viaje: lo difícil es la carga y descarga, no la conducción.

 

¿Pequeño o grande, híbrido o eléctrico? Descubre más sobre seguridad vial esencial y vehículos sostenibles con nuestro contenido útil:

5 consejos para ser un conductor más respetuoso con el medio ambiente

Tenga los años que tenga, puedes proteger tu coche contra robos con tecnología

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp