Logo GENERALI
Logo GENERALI
24 - Jul - 2020

Todo el mundo sabe que aparcar en paralelo es una de las maniobras de conducción más estresantes y difíciles que existen. Los conductores noveles rara vez quieren hacerlo, porque es un hueso duro de roer. Pero ¿por qué? Para los principiantes, tener que manejar un vehículo en un espacio pequeño puede ser difícil por sí mismo, y mucho más cuando hay tráfico o es una calle estrecha. Los alumnos deben practicar con un familiar o un amigo en algún lugar tranquilo para empezar, como un área residencial, y luego repetir las maniobras todo lo posible para aumentar su habilidad y confianza. Los conductores experimentados también pueden apuntarse a un curso de repaso si sienten que necesitan mejorar su técnica. Tu autoescuela más cercana es la mejor opción para empezar.

Existen muchos recursos útiles online, pero asegúrate de que sean fuentes fiables. Aquí te mostramos cómo hacerlo paso a paso. Recuerda que la práctica hace al maestro; pronto estarás cerca de dominar la maniobra.

Con todo esto en mente, hemos creado una guía clara y concisa para aprender a realizar esta difícil maniobra. Continúa leyendo y pierde tu miedo. Sigue estos 12 pasos para aparcar en paralelo de una forma más fluida:


 

Aparcamiento en paralelo: guía paso a paso

 

 

  • Encuentra un sitio adecuado para aparcar con mucho espacio. Esto es muy importante, porque así tendrás distancia para entrar y salir.
  • Comprueba primero que el aparcamiento es seguro, indica con los intermitentes que vas a aparcar y conduce en paralelo al espacio que has visto. Tienes que elegir un sitio que mida un coche y medio la lomgitud de tu vehículo. Debes dejar, al menos, un espacio de medio metro en cada extremo del vehículo.
  • Detente junto al vehículo tras el que quieres aparcar. Asegúrate de dejar aproximadamente un metro de espacio lateral con respecto al vehículo que está estacionado. Para empezar, alinea tu vehículo.
  • Cuando estés seguro de haber dejado suficiente espacio, verifica que las luces traseras estén encendidas y comprueba los retrovisores. Observa todo lo que está a tu alrededor, y deja que el tráfico que viene te adelante primero.
  • Usando la luna trasera como orientación, retrocede lenta y cuidadosamente.
  • Como la parte trasera de tu vehículo está alineada con el vehículo de al lado, gira las ruedas hacia la izquierda en dirección a la acera. Asegúrate de comprobar el punto ciego a la derecha antes de moverte.
  • Desplázate en un ángulo de 45 grados hasta alcanzar el centro del espacio. Recuerda no ir rápido; tómate tu tiempo. Sigue atento y mantente alerta.
  • Comprueba el tráfico y los posibles peatones alrededor.
  • Cuando la parte delantera de tu vehículo esté alejada del coche de delante, gira las ruedas a la derecha, en dirección contraria a la acera.
  • Por último, endereza el vehículo hasta que tu coche esté aparcado. Si es necesario, puedes mover el vehículo hacia atrás o hacia adelante para ajustarlo.
  • Si no estás contento con el resultado, siempre puedes volver a intentarlo. No te preocupes por tardar mucho.
  • Cuando estés conforme y en paralelo con la acera, detén el vehículo. ¡Lo has conseguido!
  •  

    ¿Estás pensando en el seguro del coche? Obtén más información sobre nuestra cobertura de seguro en generali.es

     

    Ten confianza con las normas de la carretera desde el primer día con nuestro fantástico contenido sobre seguridad vial:

    Qué hacer si sufres un accidente de tráfico leve

    Evita que te roben el coche con estos consejos

    La última tecnología aplicada a tu seguridad en carretera

    Tenga los años que tenga, puedes proteger tu coche contra robos con tecnología

    ¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
    • Facebook
    • Twitter
    • Linkedin
    • Whatsapp