Logo GENERALI
Logo GENERALI
27 - Feb - 2018

Dirigir un negocio es gratificante, pero también puede ser muy difícil. Y la verdad es que podrías hacerlo sin tener que pensar que estás pagando de más en los suministros de tu oficina. Puede que no esté en tu lista de prioridades, pero unos costes elevados en los recibos de electricidad o agua podrían ser un precio que tu negocio en expansión no pueda permitirse. Adopta hoy mismo unas medidas sencillas y podrás reducir tus gastos, mejorar los márgenes, contribuir a la mejora medioambiental y centrarte en lo que mejor se te da: dirigir un negocio increíble.

Vamos a examinar las tres fuentes de gasto de energía más importantes de tu negocio y veamos si puedes hacer algún cambio inteligente… 

Calefacción e iluminación

Ya que las temperaturas oscilan durante el año, es importante tener los termostatos configurados y programados correctamente para que se activen cuando se necesite calefacción. Si los radiadores y calefactores están cubiertos con algo, producirán menos calor así que, antes de subir la temperatura, asegúrate de que estén despejados. Cuando empiece a hacer calor, di a los empleados que, antes de encender el aire acondicionado, abran las ventanas.

Ten en cuenta la recomendación de temperatura en lugares de trabajo que indica el Ministerio de EnergíaLa temperatura del aire en los recintos con calefacción no debe ser superior a 21º C, mientras que en los recintos refrigerados no debe ser inferior a 26º C.

Al igual que hacemos en casa, en la oficina hay que acostumbrarse a apagar las luces y dispositivos eléctricos que no estén en uso. Es muy importante que la última persona en salir de la oficina lo deje todo apagado. Un simple cartel junto a los interruptores de la luz hará que la gente los apague por reflejo. ¿Has pensado en las bombillas de bajo consumo? ¡Podrían reducir enormemente tus facturas de la luz!

Ordenadores y electrónica

Es un mito que los equipos informáticos modernos sean de bajo consumo; en la actualidad, los ordenadores necesitan una gran cantidad de energía, a no ser que estén completamente apagados. Evita el modo de suspensión y apaga completamente los ordenadores al final del día.

Los portátiles consumen menos energía que los ordenadores de sobremesa e invertir en una «fuente inteligente» o una fuente de alimentación masiva con un interruptor de encendido/apagado te ayudará a eliminar todos esos consumos de energía escondidos, desde los cargadores de móviles a las impresoras.

Cocina del trabajo

Ah, la cocina del trabajo. Puede ser un sitio genial para tomarse un descanso o hablar con los compañeros, pero no tan bueno para nuestro consumo de energía. Puedes empezar a cambiar las cosas si, por ejemplo, regulas el consumo de agua cuando usas el hervidor; usa solo la cantidad de agua que necesites.

Este es un consejo poco conocido: desenchufa el microondas después de utilizarlo y, al acabar, cierra SIEMPRE la puerta. La cantidad de energía necesaria para mantener encendida la luz interior y el reloj funcionando puede superar la cantidad necesaria para cocinar tu comida, dependiendo de la cantidad de empleados que traen la comida fría al trabajo.

Sigue estos consejos para ahorrar dinero y energía, y recuerda que un pequeño gesto individual cada día, será una gran ayuda a final de mes y sobre todo, para el medio ambiente. 

Manténte al día con los nuevos negocios más importantes y noticias tecnológicas gracias a estos consejos de Más Que Seguros

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp