Logo GENERALI
Logo GENERALI
30 - Sep - 2019

Que nuestras relaciones son la base de los momentos más bonitos de nuestras vidas es un hecho, al igual que de los peores. De hecho, apreciamos más la belleza de una buena relación cuando nos enfrentamos a nuestros mayores desafíos. Así que, si alguien cercano a ti se enfrenta a una enfermedad grave, tu amor y apoyo son más importantes que nunca, y podrían ayudar a afianzar vuestra relación.

Aquí tienes diez consejos para ayudar a un ser querido a lidiar con una enfermedad grave.

 

1. Prepárate

 

La situación que rodea a la enfermedad o la recuperación de un ser querido puede cambiar rápidamente y por sorpresa. Así que es importante estar preparado para hacer viajes de emergencia o adoptar medidas para un ingreso a corto plazo. Ten a mano todos los números de teléfono y direcciones que podrías necesitar, además de tener una bolsa de viaje preparada por lo que pueda pasar.

 

2. Ayúdale a lidiar con el diagnóstico

 

Es posible que tu ser querido esté conmocionado y preocupado por el futuro, así que es importante ayudarle a entender las consecuencias del diagnóstico según sus circunstancias personales. Esto podría conllevar acompañarle a las citas médicas y ser el que mantenga la calma en la sala.

Si tú o tu ser querido no tenéis claro algo, puedes pedir que lo vuelvan a explicar, así que, escucha atentamente a los médicos para no perder detalle. También podrías tomar algunas notas. Todo esto se hace para que estés lo más informado posible, de manera que puedas hablar con tu ser querido sobre su diagnóstico con el mayor tacto posible.

 

3. Consulta las necesidades médicas

 

Es posible que al ser querido que le hayan diagnosticado una enfermedad grave necesite tomar medicinas a ciertas horas, ir al hospital con frecuencia o descansar mucho. Habla con el equipo médico para entender el programa de tratamiento y crear una rutina que cumpla todas las necesidades del enfermo. Puedes crear un horario con las citas médicas y las tomas de las medicinas, además de organizarte por tu parte, como solicitar un horario flexible, para poder estar disponible en los momentos más importantes.

 

4. Mantente a su lado y sé positivo

 

A menudo, una persona con una enfermedad grave necesita hablar con alguien y tener algo de normalidad en su vida. Estar a su lado de esta forma no solo le ayudará a procesar la experiencia, sino que también podría ayudarle a recuperarse. Un estudio1 ha demostrado que los pacientes que se sienten cómodos y con apoyo de los demás pueden lidiar con los síntomas mejor e incluso recuperarse más rápido. Tener una actitud optimista te ayudará a solucionar los problemas, mantener el ánimo y disfrutar del tiempo que tenéis juntos. No puedes controlar la salud, pero puedes controlar tu reacción ante los hechos. Habla con un terapeuta especializado si tienes problemas.

 

5. Ayúdale a hacer las cosas que le gustan

 

Sea cual sea su habilidad física, tu ser querido agradecerá hacer las cosas que le gustan, aunque haya que recurrir a la creatividad para ello. Podrías organizar una maratón de películas en casa si echa de menos ir al cine, pedir comida a su restaurante favorito o invitar a otros amigos cercanos para que se unan a la diversión. Esto puede ayudarle a mantenerse conectado con el mundo exterior y olvidarse de su enfermedad durante un rato.

GENERALI_Spain_CTA_Banners_Life_Accidents.jpg

 

6. Acepta tus limitaciones

 

Es importante entender que es posible que no puedas atender por completo a un familiar enfermo. Por ejemplo, su enfermedad o tratamiento puede afectar a la tolerancia a los alimentos o el medio ambiente. Entender los síntomas y los efectos secundarios del tratamiento reducirán los malentendidos y te permitirán proporcionar los mejores cuidados posibles. Y si tus esfuerzos no sirven de mucho, no te lo tomes a pecho. Céntrate en lo que puedes hacer, mantente a su lado cuando estén preparados y busca atención médica profesional de ser necesario.

 

7. Busca apoyo externo

 

Algunas organizaciones benéficas o médicas ofrecen servicios de gran ayuda para aquellos que están muy enfermos. Desde el envío de comida y la atención domiciliaria hasta el traslado de pacientes en vacaciones, hay una amplia gama de ayudas disponibles para mejorar el bienestar de tu ser querido y así quitarte algo de peso de encima.

 

8. Delega

 

Aunque sientas que deberías asumir gran parte de la responsabilidad, es posible que necesites ayuda de otros miembros de la familia o amigos para que la situación no te supere. Haz una lista de lo que se necesita, pero también es importante saber cuándo pueden ayudarte los demás. Por ejemplo, una persona puede encargarse de recoger las medicinas de la farmacia y otra se encarga de la compra.

 

9. No te olvides de las finanzas

 

Es posible que sea lo último en lo que te quieres parar a pensar, pero las finanzas son muy importantes y hay que lidiar con ellas antes o después. Ponte en contacto con tu aseguradora y pregúntales sobre la cobertura de la enfermedad crítica de tu ser querido para aprovecharte de esa cobertura cuanto antes.

En función de la gravedad de la situación, es posible que también tengas que solicitar la titularidad legal de las finanzas de la familia y escribir un testamento.

 

10. Todo cuenta

 

Cualquier tipo de ayuda que puedas proporcionar será muy importante para tu ser querido. Ya sea fregar los platos o sentarte con él durante una hora todos los días, tu tiempo y tu amor vale más que cualquier otra cosa.

 

Haz que tu familia esté contenta con nuestros consejos Más que Seguros sobre vida saludable: 

Consejos de cuidado personal para padres ocupados

Diabetes: causas, síntomas y prevención

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp